9 factores de riesgo para la formación de un coágulo

26-03-2018

Existen tres causas reales y una serie de factores de riesgo que pueden provocar la aparición de coágulos de sangre: tener un flujo de sangre más lento de lo habitual, una lesión en un vaso sanguíneo y predisposición genética para problemas de coagulación.

Sin embargo, existen varios factores de riesgo que pueden contribuir a la formación de estos coágulos. Algunos de estos factores no se pueden cambiar porque no se pueden controlar, pero otros sí son modificables, es decir, se pueden tomar medidas para cambiarlos y prevenir así la formación de un coágulo. Veamos cuáles son:

  1. Estar embarazada o haber dado a luz recientemente

Los niveles de estrógeno aumentan durante este proceso, lo cual altera la circulación y la coagulación de la sangre. El riesgo aumenta especialmente en el tercer trimestre, ya que el mayor cambio en el cuerpo de la mujer es inminente y suelen estar menos activas físicamente.

  1. Tomar anticonceptivos

Si bien es cierto que los anticonceptivos con estrógeno ayudan a prevenir un embarazo no deseado, se cree que uno de los efectos secundarios de esta hormona es elevar el nivel de ciertos factores de coagulación de la sangre. Aunque el riesgo sea bajo, este hecho contribuye a la probabilidad de formación de trombos.

La administración de un anticonceptivo u otro en función de los antecedentes de cada mujer debe estar bajo la supervisión de un especialista.

  1. Permanecer sentado o encamado mucho tiempo

Aunque el riesgo es muy pequeño, realizar largos viajes constantemente y no moverse durante este tiempo puede aumentar el riesgo de formación de coágulos. También puede aumentar el riesgo estar encamado durante mucho tiempo a causa de una enfermedad o algún problema de autonomía.

Los expertos recomiendan mover o estirar las piernas de vez en cuando o dar un pequeño paseo cada 2-3 horas, si el viaje lo permite, para ayudar a reducir este riesgo.

  1. Sobrepeso u obesidad

El exceso de peso corporal implica una mayor presión en las venas de las extremidades inferiores del cuerpo. Esto no significa que las personas con obesidad vayan a desarrollar la enfermedad tromboembólica venosa, pero el riesgo de formación de coágulos será mayor para ellas.

Perder peso mediante dieta y ejercicio será la mejor manera de reducir este riesgo.

  1. Tabaquismo

Fumar puede dañar el revestimiento de los vasos sanguíneos, así como aumentar la probabilidad de que las plaquetas se mantengan unidas. Esto puede contribuir a la coagulación excesiva de la sangre.

Los expertos recomiendan dejar el tabaco para reducir el riesgo de formación de coágulos y, también sea dicho, mejorar en calidad de vida.

  1. Envejecimiento

Hay cierta incertidumbre alrededor del proceso de coagulación en las personas mayores. Lo que si es cierto es que tener más de 60 años es uno de los mayores factores de riesgo para formar coágulos, incluso en persones mayores sanas.

  1. Tras una lesión u operación

El periodo inmóvil tras una lesión en las piernas, en los tobillos o después de una operación de cadera aumenta considerablemente el riesgo de formación de coágulos porque la sangre puede tener dificultades para circular correctamente. Para evitarlo, suelen administrar fármacos anticoagulantes (como la heparina de bajo peso molecular) con el objetivo de inhibir la coagulación de la sangre en la medida de lo posible. También ayuda Intentar moverse lo antes posible tras la operación, en función de las recomendaciones del especialista.

  1. Tener un trastorno de la coagulación

Algunos trastornos de este tipo, como la hemofilia, hacen que la sangre no coagule lo suficiente. O, por el contrario, otros trastornos hacen que la sangre coagule demasiado y se formen trombos con más facilidad. Los síntomas pueden variar en función de la persona y de la enfermedad, pero si se sospecha que el problema es grave, lo primero será acudir a un centro sanitario.

El tratamiento para los trastornos de la coagulación se basa en la administración periódica de fármacos anticoagulantes orales con el objetivo de mantener el tiempo de coagulación (o valor INR) dentro de un rango terapéutico. Controlar este valor es esencial para evitar las posibles complicaciones: por un lado, la formación de trombos; por el otro, disminuir el riesgo de hemorragia.

  1. Antecedentes con enfermedad tromboembólica venosa o antecedentes familiares con problemas de coagulación

Si algún familiar ha tenido coágulos o trombos en el pasado o está bajo un tratamiento anticoagulante oral para controlar la enfermedad tromboembólica venosa, el riesgo de formación de coágulos aumenta. Los expertos recomiendan hacerse controles periódicos y evitar algunos factores anteriores para disminuir este riesgo. Cualquier otra duda al respecto podrá ser resuelta en la consulta del médico.

coágulo de sangre

La entrada 9 factores de riesgo para la formación de un coágulo se publicó primero en Tao-control.