Ejercicio y tratamiento anticoagulante oral

12-01-2018

El ejercicio debe formar parte de la rutina si queremos mantener o mejorar nuestro bienestar corporal. Incluso también para aquellas personas que están sujetas a un tratamiento anticoagulante oral. El único contratiempo es que deberán tener en cuenta algunos factores para poder realizar una actividad física correctamente sin comprometer su estado de salud.

Lo que está recomendado

Se recomienda optar por deportes aeróbicos de baja intensidad, es decir, aquellos en los que se promueve el uso de oxígeno para “quemar” grasas y azúcares, que no promuevan un aumento de la frecuencia cardíaca por encima de 120-130 latidos por minuto y que no produzcan fatiga excesiva. Éstos incluyen caminar rápido, natación suave o aquagym, correr con moderación, entre otros, pero siempre teniendo en cuenta las capacidades de cada uno y las indicaciones del médico.

Lo que no está recomendado

Se recomienda no hacer esfuerzos excesivos y evitar los ejercicios isométricos, es decir, que impliquen una contracción de grupos musculares contra una resistencia elevada (como levantar pesas), especialmente en aquellas personas con fibrilación auricular. También es aconsejable evitar los deportes extremos o de contacto, ya que cualquier golpe puede aumentar el riesgo de hemorragia.

ejercicio

Estar bajo un tratamiento anticoagulante oral no debe ser un obstáculo para llevar un estilo de vida saludable, como alguien se podría preguntar, porque hacer deporte tiene numerosos beneficios para el cuerpo, entre ellos el de mantener una buena circulación sanguínea y evitar así la formación de posibles trombos. La clave será ejercitarse sin llegar a cansarse para poder disfrutar de todos los aspectos positivos del deporte a la vez que mejorar en calidad de vida.

La entrada Ejercicio y tratamiento anticoagulante oral se publicó primero en Tao-control.