Ventajas del autocontrol en el tratamiento anticoagulante oral

21-12-2017

Una de las recomendaciones más generalizadas que se asocia al tratamiento anticoagulante oral es que la persona pueda llevar un autocontrol de su propio tratamiento.

autocontrol

Gracias a los avances tecnológicos enfocados a la telemedicina, el autocontrol del tratamiento se realiza con unos pequeños equipos medidores, llamados coagulómetros portátiles. Estos dispositivos miden el tiempo de coagulación de la sangre (o tiempo de protrombina), lo que se conoce como valor del INR. Como cada persona es diferente, medir y autocontrolar periódicamente el índice INR es fundamental para asegurarse de que el valor se encuentra en el rango terapéutico fijado y evitar así posibles complicaciones.

Ventajas del autocontrol

El hecho de que la persona bajo este tipo de terapias se responsabilice de su propio control proporciona una serie de ventajas:

Más autonomía. Se puede medir el índice INR en el propio domicilio sin necesidad de desplazarse al hospital, a los Centros de Salud o Centros de Asistencia Primaria

Controles más frecuentes. Se puede verificar incluso una vez por semana que el valor del índice INR se mantiene dentro del rango terapéutico recomendado. Así se consigue estar más tiempo en el nivel adecuado.

Mayor comodidad. El valor se calcula a partir de una gota de sangre (pinchazo) y sin tener que desplazarse a un centro médico

Resultados inmediatos. El mismo equipo calcula el valor al instante, sin tener que esperar a la próxima cita con el médico para ver el resultado

Realizar un control en cualquier lugar. Llevar encima el coagulómetro permite calcular el valor del INR cuando sea necesario, incluso si está de viaje.

Aun así, es imprenscindible que la persona que quiera controlar su propio tratamiento anticoagulante oral realice un pequeño curso de formación con el objetivo de aprender a usar el coagulómetro y habituarse con las dosis necesarias. También será fundamental adquirir o disponer del equipo medidor (y los componentes complementarios necesarios para usarlo correctamente, como las tiras reactivas donde añadir la gota de sangre), así como mantener el contacto directo con el especialista que supervise su tratamiento.

Está comprobado que el autocontrol disminuye entre un 50% las complicaciones de trombosis y hemorragia respecto al control convencional. Todas estas ventajas se traducen en una mejoría de la calidad de vida de la persona bajo tratamiento anticoagulante oral y de sus familiares, ya que proporciona una mayor libertad, a la par que adherencia al tratamiento.

La entrada Ventajas del autocontrol en el tratamiento anticoagulante oral se publicó primero en Tao-control.