La heparina, el anticoagulante más usado

30-10-2017
Heparina

Descubierta hace 100 años, la heparina es el medicamento anticoagulante más usado en el mundo. Gracias a su densidad de carga más alta conocida de todas las biomoléculas, este compuesto se utiliza ampliamente como anticoagulante inyectable.

heparina inyectable

La primera en usarse fue la heparina no fraccionada (HNF), utilizada para la prevención y el tratamiento de los trastornos de la coagulación durante varias décadas. Pero fue sustituida por las heparinas de bajo peso molecular. Éstas, al ser moléculas más pequeñas, se unen menos a las células, por lo que se absorben mejor por vía subcutánea. También tienen menor unión a proteínas plasmáticas, lo que hace que solo requiera su administración 1 o 2 veces al día.

Las heparinas de bajo peso molecular actúan en el control de la coagulación de manera rápida, por eso se usan en las fases iniciales del tratamiento, durante cortos periodos de tiempo, o tras una intervención. Cuando el paciente está tumbado, éstas ayudan a que no se forme un coagulo que pueda terminar en una embolia pulmonar. También se pueden utilizar de modo puntual, cuando es necesario retirar el tratamiento anticoagulante oral habitual debido a situaciones especiales, como un embarazo. Tienen una duración de acción corta, por eso cuando el tratamiento debe prolongarse se utilizan los anticoagulantes orales.

Anticoagulantes orales

Los anticoagulantes orales, y especialmente el acenocumarol y la warfarina, empezaron a usarse a mitad del siglo XX. Estos fármacos actúan sobre la vitamina K, inhibiendo su acción de coagulación, y se usan para evitar la formación de trombos o coágulos en la sangre y así prevenir a largo plazo las diversas complicaciones tromboembólicas.

Diferencias en el seguimiento médico

A diferencia del tratamiento con heparinas de bajo peso molecular, el tratamiento con anticoagulantes orales debe estar controlado cuidadosamente. Los niveles de anticoagulación que producen los fármacos anticoagulantes en el organismo son muy variables entre cada persona afectada e incluso en la misma persona.

Por esta razón, no hay una dosis estándar. La dosis se ajusta a cada persona después de hacer un análisis de sangre y de evaluar los diversos fármacos. Incluso el tipo de dieta puede tener interacciones, de ahí que se requieran controles más frecuentes para ajustar el rango terapéutico.  Por eso es necesario que el tratamiento esté supervisado por un especialista.

La entrada La heparina, el anticoagulante más usado se publicó primero en Tao-control.