Anticoagulantes, anticonceptivos y embarazo

21-08-2017

Ser madre o no tener hijos es una de las cuestiones que muchas mujeres se plantearán a lo largo de su vida. Pero el proceso se complica cuando la mujer está bajo un tratamiento anticoagulante oral. Hoy en día existen diferentes métodos anticonceptivos, los cuales tienen la función de evitar el embarazo. Sin embargo, los […]

La entrada Anticoagulantes, anticonceptivos y embarazo se publicó primero en Tao-control.


Ser madre o no tener hijos es una de las cuestiones que muchas mujeres se plantearán a lo largo de su vida. Pero el proceso se complica cuando la mujer está bajo un tratamiento anticoagulante oral.

Hoy en día existen diferentes métodos anticonceptivos, los cuales tienen la función de evitar el embarazo. Sin embargo, los anticonceptivos orales o el anillo femenino, en principio, están contraindicados en las mujeres que toman anticoagulantes orales porque: los que llevan estrógenos pueden incrementar el riesgo de trombosis y pueden potenciar el efecto de los fármacos anticoagulantes orales, aumentando el riesgo de hemorragia.

Así mismo, los métodos anticonceptivos mecánicos, como los dispositivos intrauterinos (DIU), tampoco están recomendados porque pueden provocar pequeñas erosiones en la mucosa del útero o un estado de inflamación uterina crónica, que pueden ser causa de sangrado.

Los métodos anticonceptivos más eficaces y con menos complicaciones son los llamados métodos “barrera”, como el preservativo o el diafragma. Aun así, el más seguro y definitivo es la esterilización ovárica en la mujer y la vasectomía en el varón.

embarazo

Si los métodos anticonceptivos no han sido eficaces y sospecha que puede estar embarazada, se aconseja consultarlo inmediatamente con el médico.

Los componentes de los fármacos anticoagulantes orales atraviesan la placenta, por lo que se aconseja retirar el tratamiento habitual durante el primer trimestre del embarazo, es decir, durante la fase de desarrollo del feto, ya que podría ocasionar daños o malformaciones en el bebé. También debería retirarse a partir de la 37ª semana de gestación, debido al riesgo de hemorragia en el parto y/o en el postparto.

Estar embarazada no está reñido con llevar un tratamiento anticoagulante oral, solo será necesario avisar con tiempo para realizar las medidas oportunas y disminuir el riesgo de complicaciones asociadas. Lo único que hay que hacer es sustituir el anticoagulante oral por uno inyectable, como la heparina.

 

Fuentes: Manual del Anticoagulado (FEASAN) y Guía informativa para pacientes con tratamiento anticoagulante oral (FEHHA)

La entrada Anticoagulantes, anticonceptivos y embarazo se publicó primero en Tao-control.