Actualidad


La heparina, el anticoagulante más usado

Heparina Descubierta hace 100 años, la heparina es el medicamento anticoagulante más usado en el mundo.


Realidades del tratamiento anticoagulante oral

Vivir bajo un tratamiento anticoagulante oral Dudas y preguntas suelen aparecer cuando el médico dice que hay que seguir un tratamiento anticoagulante oral.


Tratamiento anticoagulante para la Enfermedad Tromboembólica Venosa

Enfermedad tromboembólica Las principales manifestaciones de la enfermedad tromboembólica son la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar, entre otras.


Vivir anticoagulado con fibrilación auricular

  La fibrilación auricular (FA) es la arritmia cardíaca más frecuente en España y una de las razones por las que se prescribe un tratamiento anticoagulante oral.


Anticoagulantes orales e interacción con otros medicamentos

Anticoagulantes y otros medicamentos Una de las preguntas que más se hacen las personas con un tratamiento anticoagulante oral es si un fármaco es compatible o no con su medicación anticoagulante.


Anticoagulantes, anticonceptivos y embarazo

Tratamiento anticoagulante y embarazo Ser madre o no tener hijos es una de las cuestiones que muchas mujeres se plantearán a lo largo de su vida.


Recomendaciones dietéticas para personas con anticoagulantes

La dieta, un factor clave Una dieta equilibrada es la base para mantener un cuerpo sano.


¿Por qué es necesario controlar el índice INR y cuáles son sus valores?

Relación entre coagulación e índice INR La coagulación de la sangre es muy variable en las personas que siguen un tratamiento anticoagulante oral antagonista de la vitamina K (AVKs).


El papel de la vitamina K

¿Qué son las vitaminas? Las vitaminas son sustancias esenciales para el metabolismo, tanto en el desarrollo como en el crecimiento normal, y para la regulación del funcionamiento de las células, ya que participan en numerosas funciones vitales del organismo.


Todo lo que necesitan saber las personas bajo un tratamiento anticoagulante oral

  Las personas con un trastorno de la coagulación tienen un riesgo cuatro veces mayor de sufrir una embolia o una trombosis, es decir, la formación de un coágulo en el interior de las arterias que obstaculice la llegada de sangre y oxígeno a órganos tan importantes como el corazón, el cerebro, los pulmones o a las extremidades.